Preparing for an abnormal school/Preparación para un año escolar anormal

When I’m asked what the 2020-2021 school year will look like, there are a lot of possible answers.

“Normal” is not one of them.

The percentage and volume of positive coronavirus cases is higher in Oregon and specifically Umatilla County in the first weeks of July than it was in the entire month of March when the state required us to close our school doors.

At that time, our teachers and staff went above and beyond to continue delivering an education to our K-12 students, as well as laptops, internet access, and meals to those who needed them. It wasn’t an ideal situation, but I’m proud to say the staff at Hermiston schools and our community partners made the best of it.

But despite those best efforts, we weren’t able to maintain strong educational contact with many of our most vulnerable students. I would dare say no school district in the state felt the distance learning model is equal to in-classroom lessons for the majority of their students.

Working through the Department of Education’s evolving guidelines for reopening make it clear that a usual fall schedule – regular K-12 classroom teaching included – won’t be possible. We have been given a set of rules at the state level and asked to make them work locally.

The bad news: Many of our most vulnerable students and families will be the most adversely affected by limited in-person engagement with teachers. Children who most need daily support, especially in the younger grades, are the hardest to reach through online education.

The good news: We’re a community that’s always up for a challenge, and has consistently supported local education, students, and teachers. Whether it’s cheering on the sidelines of sporting events, concerts and plays, pitching in support during fundraisers, or voting to build new schools to make room for new students, this Hermiston community has stepped up time and again.

That won’t change even as our daily routines and structures shift. We know we can count on the support of this community to show patience and understanding as we thread the needle of state mandates and local needs.

Our goal is to safely return to five-day on-site education for every student. It seems more likely that we will begin the school year in a hybrid format, where staggered schedules and prioritization of younger grades will be in place. It is far easier to connect remotely with middle- and high-school students than elementary students.

We will continue to offer courses through Hermiston Online for students who wish to learn from home and make every effort to ensure technological access for students without.

It’s in the best interest of this community for school to resume in full as safely and soon as possible. Every hour of lost classroom time has a tangible impact on a student’s academic prospects. We are at risk of severely damaging a generation of graduates – one of the state’s top measures for success – if we can’t keep up with benchmarks in reading, math, and science.

Schools are tasked with not only providing an education but keeping children healthy. That includes providing a safe learning environment, ensuring clean facilities, and protecting the physical and mental health of our students.

For those reasons, we have to make sure we’re doing what we can as a community to limit the exposure rate of COVID-19 and stay healthy. We owe it to our students and their future.

 

Información en Español:

Preparación para un año escolar normal

Cuando me pregunten cómo será el año escolar 2020-2021, hay muchas respuestas posibles.

"Normal" no es uno de ellas.

El porcentaje y el volumen de casos positivos de coronavirus es más alto en Oregon y específicamente en el Condado de Umatilla en la primera semana de julio que en todo el mes de marzo, cuando el estado nos requirió que cerráramos las puertas de nuestras escuelas. 

En ese momento, nuestros maestros y personal fueron más allá para continuar ofreciendo una educación a nuestros estudiantes en los grados del Kínder al 12, así como computadoras portátiles, acceso al Internet y comidas a aquellos que lo necesitaban. No fue una situación ideal, pero estoy orgullosa de decir que el personal en las escuelas de Hermiston y nuestros socios en la comunidad hicimos el mejor esfuerzo. 

Pero a pesar de esos esfuerzos, no pudimos mantener un fuerte contacto educativo con muchos de nuestros estudiantes más vulnerables.  Me atrevería a decir que ningún distrito escolar en el estado sintió que el modelo de aprendizaje de corta distancia es igual a las lecciones que se dan en un salón de clase para la mayoría de sus estudiantes. 

Trabajando mediante las pautas del Departamento de Educación que siguen cambiando para la reapertura deja claro que un horario habitual en el otoño – incluyendo la enseñanza regular en el salón de clase - no serán posible. Se nos ha dado un conjunto de reglas a nivel estatal y se nos ha pedido que trabajemos localmente. 

La mala noticia: Muchos de nuestros estudiantes y familias más vulnerables serán los más afectados negativamente por el limitado contacto en persona con los maestros. Los niños que más necesitan apoyo diario, especialmente en los grados más jóvenes, son los más difíciles de alcanzar a través de la educación en línea.

La buena noticia: Somos una comunidad que siempre está lista para un desafío, y ha apoyado constantemente la educación local, los estudiantes y los maestros. Ya sea animando en los eventos deportivos, conciertos y obras de teatro, brindando ayuda durante los eventos para recaudar fondos, o votando para construir nuevas escuelas para hacer espacio para nuevos estudiantes, esta comunidad de Hermiston refuerza sus esfuerzos una y otra vez.

Eso no cambiará incluso a medida que cambian nuestras rutinas y estructuras diarias. Sabemos que podemos contar con el apoyo de esta comunidad para mostrar paciencia y comprensión mientras enhebramos la aguja de los mandatos estatales y las necesidades locales. 

Nuestro objetivo es regresar de forma segura a la educación en las escuelas de cinco días para cada estudiante. Parece más probable que comencemos el año escolar en un formato híbrido, donde se aplicarán horarios escalonados y priorización a los grados menores. Es mucho más fácil conectarse remotamente con estudiantes de la secundaria y preparatoria que con los estudiantes de la primaria. 

Continuaremos ofreciendo cursos por medio de Hermiston Online Academy para los estudiantes que deseen aprender desde su casa y hacer todo lo posible para garantizar el acceso tecnológico para los estudiantes que no lo tienen. 

Es mejor para todos los de esta comunidad que la escuela se reanude en su totalidad lo más seguro y tan pronto como sea posible. Cada hora de tiempo perdido en el salón de clase tiene un impacto tangible en las perspectivas académicas de un estudiante. Corremos el riesgo de dañar gravemente a una generación de graduados - una de las principales medidas del estado para el éxito - si no podemos mantenernos al día con los puntos de referencia en la lectura, matemáticas y ciencias. 

Las escuelas tienen la tarea no sólo de proporcionar una educación, sino de mantener a los niños sanos. Esto incluye proveer un entorno de aprendizaje seguro, garantizar instalaciones limpias y proteger la salud física y mental de nuestros estudiantes.

Por esas razones, tenemos que asegurarnos de que estamos haciendo lo que podemos como comunidad para limitar la tasa de exposición de COVID-19 y mantenernos saludables. Se lo debemos a nuestros estudiantes.

Published Print